Corren nuevos tiempos para el marketing

Marketing-Antonella Moura

Ajustemos velas que corren nuevos tiempos para el marketing

Siempre creeré que pertenezco a la generación más afortunada de los especialistas en Marketing, porque nosotros lo hemos vivido (nadie nos contó)  el proceso evolutivo que ha tenido el Marketing en los últimos años, somos la generación que aprendió el marketing postulado en los años 70, de la mano de los grandes “Gurus” de entonces, entre ellos Kotler y Stanton, quienes marcaron el camino, de una época donde el marketing hablaba de guerra, competencia y posicionamiento.  Somos la generación de los noventa que aprendió en las aulas, el marketing que se practicaba en los ochentas, cuando aún costaba diferenciar con claridad ventas, marketing y publicidad, que erróneamente se manejaban en muchos casos como sinónimos.

Aprendimos de los años 80 que el Marketing fue marcando su identidad, mostrando su soberanía desde el concepto de estrategia en el sentido tácito de la práctica, dando un giro representativo con la percepción de mercado desde la noción del consumidor y la importancia de la investigación de los mercados, aprendimos que el consumidor determinaba gran parte del éxito o del fracaso en la estrategia. Y entonces nos dijeron: “el marketing ha evolucionado”.

Tiempo en Marketing-generación 90s

Nos hablaron sobre las destrezas que debíamos tener para enfrentar la competencia y mantenernos vigentes en la mente del consumidor; Tácticas y Estrategias en el campo de batalla; como lo describen Ries y Trout en la “Guerra de la Mercadotecnia. “

Entendíamos al mercado y al proceso de intercambio, en un sentido estricto de la satisfacción representada en el beneficio de un producto; y al consumidor personificado como el objetivo a conquistar día a día con la oferta. Había que ser muy hábil para lograrlo y teníamos como iconos representativos de éxito a las grandes marcas que habían sobrevivido en la historia, “los grandes ejemplos”, que no gozaron de los privilegios de la tecnología y donde la creatividad era el arma más poderosa dentro de las limitaciones acordes a su época.

Ya para mediados de los años 90 se empezaba hablar de los nuevos mercados virtuales, como futuros acontecimientos que sonaban como la tendencia de marketing más descabellada. Para nosotros los nuevos profesionales del Marketing de fines de los noventa, era complejo pensar que existiera un mercado y sentido de intercambio distinto al tradicional. Sí,  la tecnología estaba avanzando, pero eso no tenía nada que ver con el Marketing, para entonces aun eran conceptos prácticamente ajenos.

Ajustemos velas, que las cosas empiezan a cambiar…

Para el comienzo del siglo XXI el marketing empezaba enfrentar uno de los dilemas más críticos, entender y adaptarse al cambio evolutivo de las tecnología, las sociedades y los mercados; y de qué manera lograrlo.

Fue ahí que comenzaba a darse el giro de 360º, el marketing debía salir de su estado de confort, de la plataforma física para integrarse a la plataforma virtual, el concepto de mercado empezó a cambiar radicalmente, el sentido de satisfacción del consumidor mostró que implicaba algo más que una buena oferta representada por un buen producto que este bien comunicado (información acerca de los productos por medios prensa y anuncios). Se comenzó a entender el sentido de la comunicación como una parte fundamental de la estrategia. La información se convertía a cada momento en el elemento de mayor poder y el marketing pasaba de un intercambio entre partes a una interacción entre todos.

Las relaciones con los mercados estaban dejando de ser solo un buen trato del servicio  al cliente y empezaban a ser el elemento que definía el enfoque de las estrategias. Marketing Relacional lo llamaron, porque generaba relaciones con los mercados, comunicación y satisfacción.

Poco a poco, a paso no muy lento, eso se estaba transformando en el sentido de experiencia que implicaba relaciones constructivas, sostenibles y especialmente de valor.

Esta evolución que inicialmente daba luces interesantes de formar parte de un espacio virtual se fue desenvolviendo a una etapa aún más acelerada y agresiva con la entrada de las redes sociales, modificando el concepto y el enfoque del Marketing a una conversión y amplificación en cualquier fase de la estrategia, entrando a un modelo de relación basado en un diálogo permanente entre consumidores y  marcas, donde se discuten y se comparten experiencias, que nos permite conocer y entender en un sentido amplio al consumidor desde su diversidad.

Para quienes tuvimos como profesionales, la fortuna de ser parte del proceso evolutivo del marketing en los últimos años, todo esto sin duda, nos ha obligado a entrar en una constante adaptación de forma más estructurada.

El actual reto del marketing y los cambios a los que nos enfrentamos viene condicionado principalmente por generar contenido de valor para crear branding que en mediano plazo, logre convertirse en beneficios comerciales directos, asumir que contamos con todos los elementos necesarios que nos permiten tener mayor conocimiento del consumidor, entender que actualmente, más que en años anteriores, los hábitos de compra cambian muy rápido, que es un consumidor que cuenta cada vez con más y mejores espacios de información y comunicación, que las decisiones están sujetas a la fuerza de lo que el mercado genera en contenido de información, más que a las benevolencias destacadas por la misma marca.

La evolución de las redes sociales y el protagonismo del Internet nos obligan a entender la relevancia de la generación de contenidos capaces de responder a las expectativas del mercado, mediante los canales adecuados de comunicación integral. El marketing ha encontrado en la tecnología su mejor aliado para dirigirse a este nuevo modelo de mercado (virtual), con características más participativas y complementarias. Un marketing de carácter multidireccional.

Son muchos los cambios que hemos enfrentado, hemos visto como se han roto paradigmas, de qué manera se han desechado viejas posturas fundamentalistas, hemos aprendido en la base de mediados del siglo XX, ejercido a finales de mismo y nos hemos desarrollado plenamente en Siglo XXI. Somos la generación del antes, del durante y del después en la evolución del marketing.

Lo mejor de ser de la generación de los noventa, es haber vivido plenamente la transformación que ha implicado desarrollarse profesionalmente en el Marketing, esto es solo el principio, sabemos que los vientos van a cambiar en cualquier momento y por eso somos los que siempre  estamos listos para ajustar las velas…

 Autora: Antonella Moura Cuellar

Antonella Moura

Lic. En Administración de Empresas

Magister en Mercadotecnia

Magister en Ecommerce

Docente Pre y Pos grado  Universidad Católica Boliviana San Pablo

Docente Posgrado Universidad Autónoma Juan Misael Saracho

Gerente Marketing Intelligence Inthegra – MacCenter

Gerente de Desarrollo y Comercialización WOW MARKETING BOLIVIA

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*